Hola, me llamo Fabiola y soy anorgásmica

Al estilo de una confesión de alcohólicos anónimos y con la misma nerviosidad de confesar y aceptar un vicio, una cantidad considerable de mujeres así comienzan su primera cita con un sexólogo revelando sus problemas para alcanzar el orgasmo. Claro está, muchas de estas mujeres antes de concretar esta cita han cogido su látigo y se han fustigado cual miembro del Opus Dei repitiendo “Soy una frígida, soy una frígida…”

Sin embargo, actualmente con tanta información por parte de los mass-media y nuestro Dios “Internet” es muy claro que nada tiene que ver la frigidez ante la anorgasmia, la profesora Leyva, especialista en Sexología Clínica aclara que el termino de frigidez se refiere a la incapacidad de sentir atracción por el deseo sexual con lo que difiere naturalmente de la anorgasmia que si bien puede existir el deseo durante la relación coital su respuesta es nula. Ahora bien, mujeres como “Fabiola” se preguntan si están solas en este abismo interruptus del climax por lo que según la Dra. Inés Bombí especialista en Ginecología y Obstetrícia y médico consultor de Advance Medical señala que este trastorno ocurre en un 15-30% de la población general femenina y sigue en ascenso.

Pero, ¿Por qué ocurre?

Según el portal web clinicapsi.com la sexología clásica puede rastrear las causas como físicas (5%de los casos) o psicológicas (95% de los casos). Entre el primer grupo estás las causantes fisiológicas o médicas, enfermedades, traumatismos o ingesta de sustancias. En el grupo de causales psicológicas resultaría interminable una descripción totalizadora, pero se destacan los problemas de pareja (temor al abandono, o a la afirmación de la independencia personal, sentimiento relacionados con la culpa por el placer sexual, motivos educacionales, culturales, sociales, falta de conocimientos sexuales y del funcionamiento del propio cuerpo, ansiedad, depresión, estrés, etc.)

Debido a estas estadísticas, donde la mayoría de las causas son de carácter psicológico llama la atención que muchas mujeres se sientan desesperanzadas de poder lograr el orgasmo, por lo que muchos autores también prefieren hablar de mujeres preorgásmicas, por considerar que toda mujer, adecuadamente estimulada, es capaz de llegar a obtenerlo.

¡Yo SIENTO!, aunque no llego al orgasmo, aclaro  ¡no soy frígida!

¿Es curable?

Como una pregunta común tilda la profesora Leyva esta interrogante, a lo que acuñe que la anorgasmia es totalmente curable bien sea mediante una óptima comunicación entre la pareja sexual donde la mujer replantee su ruta para alcanzar el climax, como terapias vivenciales, sexuales, psicoterapias entre otros métodos como el señalado por el portal web sexovida.com que indican el estudio del uso del sildenafil, conocido como Viagra usado para culminar con este trastorno “ya que los cuerpos cavernosos del clítoris tienen una estructura similar a los del pene. Se piensa que este medicamento podría aumentar la sensibilidad y la vasocongestión vulvar y vaginal.”

Por lo tanto mujeres aún pertenecientes al “Opus Dei”, está demás señalarles que la anorgasmia es curable siempre y cuando aceptes que tienes el trastorno, pues ello te permitirá hablar con tu pareja sobre lo que realmente sientes y te gustaría sentir o incluso tratarte con un especialista si el caso trascendiera a problemas físicos o emocionales que te impidieran sentir una “petite mort”

Orgasmo:

¡Divino abismo de una muerte gloriosa donde cada caricia resulta vital para no romper el hilo de cada respiración!

PD: Los invito a visitar http://laanorgasmia.com/

Anuncios