Buscar

Aquí se LEE de todo

mes

octubre 2010

Estoy embarazada y quiero abortar

¡Sí! Lo confieso hasta tétrica suena la frase, pero, ¿Es realmente un crimen el aborto? Años anteriores hubiese juzgado al aborto desde cualquier punto de vista, sea cual fuese el caso me oponía rotundamente al tema, no lo concebía como propio o idóneo, es decir, ¡Era matar a un ser vivo!, no hay tema de discusión acá. Sin embargo, el tiempo pasa, las cosas cambian y como diría mi tío “El hombre es el tamaño de su concepto” pues  nunca se verá igual un objeto a los 3 años que a  los 35, así que estudiando un “poco” el tema fui cambiando de opinión gradualmente.

Entendí, que no todo es color de rosa en cuestiones de embarazo, además que NO todas las mujeres están preparadas para ser madres o no todas quieren ser madres, y que a pesar de lo que dicen los detractores en cuestiones de prevención no todos poseen el alcance para ellos, bien sea por falta de educación sexual o por cuestiones económicas. Porque el aborto en sí no es el problema, sino para quién está disponible o no, ¿cuál es el marco de la legalidad en este tema?, porque siendo honestos, una mujer de medianos recursos económicos aborta si es su decisión, bien sea con una pastilla o tal vez con un médico y está solventado “el problema”.

Ahora bien, ¿dónde quedan las niñas/mujeres de bajos recursos?, para ellas sí que es un  problema el aborto, ¡no tienen opción!, y es acá donde dejé a un lado el humanismo y me sensibilicé con el bienestar de estos niños, con el futuro de nuestra próxima generación. ¿Qué les espera? ¿Qué hogar tendrán? ¿Acaso no nos hemos dado cuenta que el problema de la sociedad son las familias disfuncionales? Ok, sé que muchos dirán y recalcarán de nuevo el tema de los anticonceptivos y de más, pero ¿Qué puede saber una niña o niño si vive en una familia supóngase de una madre que también lo tuvo a los 13 años? y que además como ocurre normalmente en nuestra sociedad el tema sexual es un tema tabú familiar, no se habla, no se explica, no se enseña, no se debe y ahí están las causas del porqué sigue subiendo la tasa de adolescentes embarazadas, que además en algunos casos no es sólo una vez, son dos o tres niños de la joven en menos de 18 años  y que incluso a veces son de padres distintos, ¿Tendrá el niño entonces, una “familia” en donde desenvolverse óptimamente?.

Y aunque parezca un tema individual, no lo es, es un tema colectivo que nos afecta socialmente a todos, esas criaturas gestadas en esas condiciones, se traduce a lo largo en problemas sociales, véase como se quiera ver, por eso apoyo rotundamente al Estado en aprobar cualquier ley que apruebe el aborto.

Y sí, sé qué dirán, bueno ¡No todas son pobres, ni adolescentes! Pero sí somos las mujeres quienes deberíamos tener la decisión de que tan correcto o no podría ser tener un hijo, “un no nacido, no es un ser vivo” sin los nueves meses en el vientre de una mujer ¡no es un ser vivo! Con esto no promocionó el aborto (no es mi intención), sino que por x’s o y’s siempre habrán circunstancias en las que algunas mujeres no se sentirán preparadas para darle un hogar a un bebé o simplemente porque dudan de ser mamá. ¿Es o no su decisión?, pueden haber muchas opiniones, lo sé. Aún así recuerden que para una mujer gestar un feto también es parte de su vida.

Además resaltó que en países donde el aborto ha sido legalizado han bajado los índices del mismo. (No se inventa el aborto con legalizarlo, se respeta la decisión de la mujer al hacerlo) En mi país “Venezuela” actualmente se discute un posible cambio en el Código Penal en cuestión de despenalizar el aborto en los primeros tres meses de gestación.

 

 

Links de interés

Legalización del Aborto

Países donde es legalizado el aborto

¿A Favor o en Contra?

 

Nohemí Ramírez

Anuncios

Soy fiel…y también los amo a los dos

Actualmente, para la mayoría de las personas la fidelidad en la pareja es un contrato de exclusividad, nada tiene que ver con la lealtad, el compromiso o el cumplimiento de promesas como lo sugiere el término, parece que cuando se habla de dos y se le inserta un corazón sólo nos importa ¡La Exclusividad! ¡Que seas mío y de nadie más!, pero ¿En realidad podemos pertenecer a una persona?, ¿Qué es la fidelidad en la pareja?

Personalmente (y no es que tenga muy buenas experiencias), la fidelidad en lo que a mí concierne va más apegado a la confianza, es decir, la capacidad de estar con una persona y saber que siempre puedes contar con ella, incluso cuando tú quieras contar hasta tres, adhiriendo entonces “eso” a lo que tanto tememos ¡La sinceridad!.

Y no hablo de cualquier sinceridad, hablo de esa sinceridad plena y concisa de tener  la capacidad de decirle a esa persona lo que te sucede o realmente sientes, como por ejemplo que no sólo estamos interesados en ella o en él sexual o afectivamente, sino que por algo que no entendemos nos sentimos atraídos por otra persona. ¡Eso para mí es fidelidad! porque la fidelidad no es sólo estar con una persona y saber que no está con una tercera, la infidelidad en una pareja puede apersonarse en forma de secreto, en una falta personal, en el engaño que involucre a ambas partes.

Ahora bien, en mi concepto de fidelidad me pregunté ¿Amar y estar con dos o más personas a la vez, te permite seguir siendo fiel? Me pareció difícil, es cierto, la sola idea me hizo dudar, pero rompiendo ciertos paradigmas y siendo un poquito más “moderna” me atreví a decir que ¡sí!, claro, obviamente todas las partes involucradas tendrían que estar al tanto de la situación y por supuesto tener un concepto no muy común del amor, me enteré que muchos definen este tipo relación como “poliamor” y que hay una cantidad considerable de personas hoy en día optaron por ella, también que hay diferentes tipos de poliamor y miles de cosas más.

Y sé que todo esto ahora nos parece abrupto,  y aunque no soy quién para juzgar, soy alguien capaz de admitir esta situación, que quizá le pueda estar sucediendo al vecino, a mi primo, a mi hermana o a una persona que acabe de ver, y tengo que tener la capacidad de entenderlo porqué es que creo, no dudo ¡creo!  Que los estereotipos hoy nos están jodiendo la vida, porque la infidelidad “esa” que tanto le duele a los matrimonios y a las familias express, no es tener una tercera o cuarta persona, la infidelidad es la deslealtad, la falta de comunicación, el privarnos de no decir algo, el engañarnos y pensar que la otra persona jamás se dará cuenta. Atrevámonos a romper ese contrato de “exclusividad” de pareja y hagamos otro de sinceridad afectiva, quizá nos iría mejor ¿no creen?.


PD: Soy muy monógama para cosas del amor.


Nohemí Ramírez

 

Link de interés

Amar más ¿Poliamor?



Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: