Actualmente, para la mayoría de las personas la fidelidad en la pareja es un contrato de exclusividad, nada tiene que ver con la lealtad, el compromiso o el cumplimiento de promesas como lo sugiere el término, parece que cuando se habla de dos y se le inserta un corazón sólo nos importa ¡La Exclusividad! ¡Que seas mío y de nadie más!, pero ¿En realidad podemos pertenecer a una persona?, ¿Qué es la fidelidad en la pareja?

Personalmente (y no es que tenga muy buenas experiencias), la fidelidad en lo que a mí concierne va más apegado a la confianza, es decir, la capacidad de estar con una persona y saber que siempre puedes contar con ella, incluso cuando tú quieras contar hasta tres, adhiriendo entonces “eso” a lo que tanto tememos ¡La sinceridad!.

Y no hablo de cualquier sinceridad, hablo de esa sinceridad plena y concisa de tener  la capacidad de decirle a esa persona lo que te sucede o realmente sientes, como por ejemplo que no sólo estamos interesados en ella o en él sexual o afectivamente, sino que por algo que no entendemos nos sentimos atraídos por otra persona. ¡Eso para mí es fidelidad! porque la fidelidad no es sólo estar con una persona y saber que no está con una tercera, la infidelidad en una pareja puede apersonarse en forma de secreto, en una falta personal, en el engaño que involucre a ambas partes.

Ahora bien, en mi concepto de fidelidad me pregunté ¿Amar y estar con dos o más personas a la vez, te permite seguir siendo fiel? Me pareció difícil, es cierto, la sola idea me hizo dudar, pero rompiendo ciertos paradigmas y siendo un poquito más “moderna” me atreví a decir que ¡sí!, claro, obviamente todas las partes involucradas tendrían que estar al tanto de la situación y por supuesto tener un concepto no muy común del amor, me enteré que muchos definen este tipo relación como “poliamor” y que hay una cantidad considerable de personas hoy en día optaron por ella, también que hay diferentes tipos de poliamor y miles de cosas más.

Y sé que todo esto ahora nos parece abrupto,  y aunque no soy quién para juzgar, soy alguien capaz de admitir esta situación, que quizá le pueda estar sucediendo al vecino, a mi primo, a mi hermana o a una persona que acabe de ver, y tengo que tener la capacidad de entenderlo porqué es que creo, no dudo ¡creo!  Que los estereotipos hoy nos están jodiendo la vida, porque la infidelidad “esa” que tanto le duele a los matrimonios y a las familias express, no es tener una tercera o cuarta persona, la infidelidad es la deslealtad, la falta de comunicación, el privarnos de no decir algo, el engañarnos y pensar que la otra persona jamás se dará cuenta. Atrevámonos a romper ese contrato de “exclusividad” de pareja y hagamos otro de sinceridad afectiva, quizá nos iría mejor ¿no creen?.


PD: Soy muy monógama para cosas del amor.


Nohemí Ramírez

 

Link de interés

Amar más ¿Poliamor?



Anuncios