Estás feliz con tu vida, ¡cumples un año más!, te sientes muy afortunado con tu estilo de vida, realmente nada malo ha pasado, la plenitud hoy lleva tu nombre y dentro de ti no cabe tanta alegría, en el transcurrir del día cada cosa va mejorando, te das cuenta cuantas personas te aprecian y te alegras por los buenos deseos que todos te brindan, te preparas para la reunión que tiene preparada tu familia y amigos, y te sientes bella, todos te dicen lo bien que te ves y sobre todo te felicitan por el cumplimiento de todas las metas que alcanzaste ese año. Pero… (y acá cito una frase que leí en alguna parte y ahora no recuerdo “Todo lo que viene después del pero es vaselina”) a alguien  en la reunión se le ocurrió hablar del estado civil de la cumpleañera, es decir “Nohemí Ramírez” la misma que vista y calza y lo arruino todo

Porque sí, estaba ¡FELIZ!, hasta que comenzaron a hurgar en mi vida sentimental con preguntas como: ¿Cuándo te conocemos un novio?, ¿No serás lesbiana?, ¿Pero si estás tan bonita…?  Entre mucha otras (todas prudentes)… y no sólo eso, a que más de quince personas, todas de diferente edad y pensamiento me aconsejaran sobre qué hacer para solventar mi “problema”, los consejos iban desde buscar citas por internet hasta asistir a bares nocturnos sola. Sin embargo, y a pesar de mi peculiar fiesta de cumpleaños, aquí fue donde surgieron estas interrogantes ¿La soltería es un problema?, ¿Acaso alguien solo no puede ser feliz?, ¿Estar soltero es estar destinado al fracaso? ¿Ustedes están todos felices, los que están en pareja?,  y lo que era de esperarse ¡me deprimí! es cierto, no lo negaré, sentí que mi vida iba a un abismo.

Y sí sé que sueno extremista, ¡lo soy!, pero dejando a un lado el drama, es cierto, al parecer los solteros en esta sociedad (al menos la occidental) estamos destinados al fracaso, a ser tildados por expresiones como “tiene todo, pero esta solo ¡pobre de él!” aún así, en parte tienen razón, pues desde un punto de vista muy convencional  e incluso evolutivo la vida del ser humano se basa en conseguir a alguien con quien reproducirse, y no con tener el mejor cargo empresarial o la mejor experiencia de vida.

Por ello, y aunque me cueste aceptarlo, todos necesitamos de una pareja hoy o mañana, la cuestión está en saber sobrellevar ese tiempo en el cual estás solo, y no considerarlo como un fracaso sino como un autodescubrimiento, sólo así descubriremos a la persona que tanto hemos anhelado. (Sí, sé que pasamos por épocas de crisis, y esto nos vale mierda)… pero

“Como te ven  te tratan y si te ven mal te maltratan”

Así es, y si  hay algo que debemos tener claro, es que la soltería es una relación amorosa (sólo que monógama), donde si hay alguien a quien serle fiel es a ti mism@, donde si hay alguien a quien querer es a ti mism@, y eso en ningún ámbito debe ser preciado como una derrota, sino como un logro personal que nos hace irradiar en cualquier lugar que lleguemos, pues estamos en paz con nosotros mismos,  cosa que les refuto a las parejas que están por estar y no porque realmente se quieran o mantengan un respeto mutuo.

Por eso aún así:

“Prefiero estar loca, que mal

acompañada”

 

PD: Por los momentos seguiré soltera o como me dijo un amigo “Soltera ¡NO! Disponible” y preparándome psicológicamente para la fiesta de cumpleaños del 2010. ¡Mientras disfruto de algunos de los beneficios de la soltería!


Anuncios