Buscar

Aquí se LEE de todo

mes

enero 2011

Imaginemos a una mujer sola cuyo caucho de su vehículo se ha espichado, es de noche y no tiene una llave de cruz para cambiarlo. Pero lo más importante es que no sabe cómo hacerlo. Seguir leyendo “Damisela en Apuros Versus Héroes ególatras”

Anuncios

Mentirnos nos hace bien

En un experimento clásico realizado en 1959, psicólogos desarrollaron un modelo con diferentes niveles de deshonestidad, en el que se intentó comprobar hasta qué punto una persona ignorará su propia experiencia, incluso hasta convencer a otro de algo que no es cierto. Es lo que se llama “disonancia cognitiva”. Y aunque suene horrible, nuestra mente es más sana y funciona mejor cuanto más fácilmente sepamos mentirnos a nosotros mismos sobre cuestiones espinosas.

 

Y no es para menos, ante tanta realidad abrupta, discrepante y tediosa a veces es mejor cerrar los ojos y excusarnos con un mundo mejor, plagado de fantasías y expectativas propias, porque no es por casualidad aquello de que en ocasiones “la sinceridad duele” o  de no ser así (agrego yo) convierte las cosas  menos interesantes.

Si de algo sirven los sueños y las utopías (a parte de caminar) son para caer en cuenta que aún no estamos bien, que hacen falta cambios, que la cúspide aún está muy lejos, que la perfección aún no se conoce ¡Que aún nos falta SOÑAR!

Mentirnos

(a veces y en pequeñas dosis)

es esa palmadita que

necesitamos en la espalda

“Soy más bien alguien triste y pesimista, bueno, creo que ya de niño lo era, y no estoy diciendo que esto empeore con la edad, pero la vida es como una pesadilla, y el único modo de afrontarla es mentirnos a nosotros mismos. No lo digo yo, ya lo dijeron Nietschze y Freud: hay que vivir en la ilusión, si no, esto es insoportable”. Más tristeza disfrazada, más melancolía teñida de cachondeo”

Woody Allen

Para despedirme acá les dejo una escena de Big Fish que sintetiza en todo su significado lo que les he querido decir.

La realidad a veces es eso que

queremos creer


Links de interés

Mentir hace bien

¿Por qué mentirnos a nosotros mismos?

Mentirosa compulsiva

 

Nohemí Ramírez

Me preocupa no ser una Idiota

Cortometraje

Ahora que lo pienso la idiotez debe ser eso: poder entusiasmarse todo el tiempo por cualquier cosa que a uno le guste, sin que un dibujito en una pared tenga que verse menoscabado por el recuerdo de los frescos de Giotto en Padua. La idiotez debe ser una especie de presencia y recomienzo constante: ahora me gusta esta piedrita amarilla, ahora me gusta “L’année dernière à Marienbad”, ahora me gustas tú, ratita, ahora me gusta esa increíble locomotora bufando en la Gare de Lyon, ahora me gusta ese cartel arrancado y sucio. Ahora me gusta, me gusta tanto, ahora soy yo, reincidentemente yo, el idiota perfecto en su idiotez que no sabe que es idiota y goza perdido en su goce, hasta que la primera frase inteligente lo devuelva a la conciencia de su idiotez y lo haga buscar presuroso un cigarrillo con manos torpes, mirando al suelo, comprendiendo y a veces aceptando porque también un idiota tiene que vivir, claro que hasta otro pato u otro cartel, y así siempre.”

Julio Cortázar

Es difícil agregar o intentar escribir algo luego de este texto de Cortázar (Hay que ser bien idiota), pero lo que sí es cierto y espero que hayan visto el maravilloso cortometraje, es que últimamente vamos por la vida como grandes eruditos de la historia, jugando a ser dioses (aquellos que “todo lo saben y todo lo juzgan”) defendiendo nuestras opiniones y afamadas críticas, y aunque sé muy bien que nada es perfecto, no está de más “a veces” ser un poquito (bastante) idiota para así dejarse llevar por los sentidos y abandonar en la mesita de noche la racionalidad (esa que tantos dolores nos da) para poder entonces “entusiasmarnos por cada cosa que a uno le guste” como lo dijo mi amado cronopio, porque a la larga cada entusiasmo es encontrar un mundo lleno de pequeños momentos de ¡VIDA!



MOMENTOS, MOMENTOS… la

construcción perfecta de nuestro

presente, las ruinas de nuestro

pasado, y la virtud de “nuestro”

futuro. MOMENTOS


Nohemí Ramírez

Fotografía Victoriano Izquierdo

“Defiende tu derecho de hacer lo que no has hecho”

Futuro:  Lo que puede suceder o NO

Alguna vez escuché que el futuro no es más que un invento para hacer sentir que tu vida es una mierda.

Hoy no tengo la menor de las dudas, ¡Es cierto!

 

¿Acaso no se han dado cuenta que muchos de nosotros rechazamos lo que queremos hacer por el deber ser?, esa idea agobiante de tener un buen “futuro” nos persigue toda la vida y con él “el miedo”, quien ha ido suplantando rifles y ganando adeptos como la mejor forma de persuadirnos comercialmente hablando.

Ya Galeano lo decía:

El hambre desayuna miedo
Si usted ama, tendrá sida.
Si fuma, tendrá cáncer.
Si respira, tendrá contaminación.
Si bebe, tendrá accidentes.
Si come, tendrá colesterol.
Si habla, tendrá desempleo.
Si camina, tendrá violencia.
Si piensa, tendrá angustia.
Si duda, tendrá locura.”

No quiero ser extensa y ahondar a lo sumo en banalidades, pero fíjense, cualquier verbo que nos arruina el día esta conjugado en futuro.

Así que jódanse aquellos que creen el mañana

Vamos a mandarnos un poquito a la mierda

HOY  “Vamo’ a portarnos MAL”

“Defendamos nuestro derecho de hacer lo que no hemos hecho”

 

Esto no se trata de rebeldía,
esto se trata de ser indisciplinado por un día.
Los incomprendidos del nuevo testamento,
tenemos nuestras reglas, nuestro propio mandamiento.
Como no comprenden nuestro comportamiento,
a todos los psicólogos les damos tratamiento.
Pa’ romper con la rutina repetitiva,
que el sol salga de noche y que llueva para arriba.


Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: