Ay Nohe, ¡Qué perdedora eres!


¿Y para qué negarlo? hay días en el que por una causa u otra uno termina sintiéndose como una mierda, claro que sin la utilidad de abono, entonces desde la retrospectiva comenzamos a indagar, ¿qué va mal?, ¿qué hice mal? ¿por qué coño?, y así consecutivamente hasta lograr convertirse en  un torturador personal o por qué no en tu propio verdugo.  Seguir leyendo “¿Cómo dejar a un lado la depresión en 59 segundos?”

Anuncios