Imagen

Luego de aquella cadena donde el Presidente Hugo Chávez anunció su nueva lucha con esta terrible enfermedad que ha padecido, sentí esa noticia no sólo como una noticia política, sentí como si esto le estuviera sucediendo a mi madre o a mi padre y sin querer lloré, me sentí realmente triste, algunos compañeros no entendían mi actitud y me hacían reproches sobre ello.

Y es que algunos no entienden es más ni siquiera conciben el amor del pueblo venezolano hacia Chávez, hablan peyorativamente e incluso le catalogan de fanatismo, a ellos sólo les digo que Chávez más que un presidente se convirtió en nuestro amigo, en nuestro padre, en nuestro hijo, en nuestro hermano, el “echador de vaina” por excelencia e incluso nuestro animador favorito de televisión, un hombre con una personalidad terca y tajante que entendió la necesidad de un pueblo, que desde joven soñó con una Venezuela MEJOR para TODOS y que no ha descansado para lograrlo, el arañero de Sabaneta como él mismo se clasifica nos hizo creer no sólo a los Venezolanos sino a toda América Latina que debíamos decir ¡BASTA!, BASTA de tanta injusticia y miseria, él, que con un sueño llegó a encender esa llamarada por toda Latinoamérica en búsqueda de integración y crecimiento de nuestros pueblos.

Sin embargo, muchos hablan que mi discurso es gastado y me preguntan que por qué creo en Chávez, ese extraño dictador del cual hemos sufrido por 15 años. A ustedes, amigos, compañeros, familiares les digo, particularmente yo estoy muy agradecida con Chávez porque crecí en su período como presidente, crecí junto a un líder odiado por unos, amados por los que más le necesitaban, crecí escuchando cosas que no entendía, cosas como “Socialismo” que para mis padres era quitarte lo que tenias para dárselo a alguien que no lo merecía, cosas como igualdad social, justicia agraria, reivindicación social, entre otras, Chávez quien desde niña lo desprecie por un concepto errado y a quien hoy amo y admiro por ser ese guía de todo un pueblo, le agradezco por esa semilla que planto en mí, por ese hermoso DESPERTAR, por hacerme creer que si hay un mejor mañana, por esa conciencia histórica, por acercarme a Bolívar, Miranda, Rodríguez y todos esos próceres que antes me eran ajenos e intocables, por entender lo que significa ¡Trabajo y más trabajo, paciencia y más paciencia para construir Patria!, por esa inspiración que hoy siento de mejorar como persona y profesional para darle a mi país un mejor futuro, por que con sus risas, sus cantos y sus ocurrencias me hizo creer en la PATRIA, en mi hermoso país Venezuela.

Hace unos meses, recuerdo que un periodista le hizo una pregunta, y era que definiera su gran logro como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, él respondió, mi mayor logro ha sido el despertar político del pueblo.

¡GRACIAS CHÁVEZ!

Sé que te recuperarás y esto que hoy nos entristece mañana nos convertirá en una ¡Revolución a prueba de fuego! y tal como te dijo Galeano “Aún falta para lograr otro mundo posible. Algún día moriremos pero aún no es ese día”.
¡Vivirás y Vencerás!

Nohemí Ramírez/Administradora

Anuncios