Buscar

Aquí se LEE de todo

¿Cómo dejar a un lado la depresión en 59 segundos?

Ay Nohe, ¡Qué perdedora eres!


¿Y para qué negarlo? hay días en el que por una causa u otra uno termina sintiéndose como una mierda, claro que sin la utilidad de abono, entonces desde la retrospectiva comenzamos a indagar, ¿qué va mal?, ¿qué hice mal? ¿por qué coño?, y así consecutivamente hasta lograr convertirse en  un torturador personal o por qué no en tu propio verdugo.  Seguir leyendo “¿Cómo dejar a un lado la depresión en 59 segundos?”

Anuncios

¡Bienvenida Dignidad!

Y entonces uno se pregunta

Cuánto tiempo tuvo que pasar para decirle al mundo

(Más al primero que al tercero)

¡Bienvenida Dignidad!

“Ellos se llaman a sí mismos los indignados. Ese movimiento que ahora está cobrando dimensión universal es el movimiento de los indignados que bueno, por lo menos yo he coincidido con ellos desde mucho antes de que ellos se llamaran así, porque yo creo que es la única frontera digna de fe y de respeto en el mundo la que separa a los indignos de los indignados. Y estos son los indignados.”

Eduardo Galeano

¿Quiénes son los delincuentes?

            Nacer, vivir, morir… todo parece tan fácil, sin embargo, la vida en su propia simplicidad tras un ciclo que siempre termina es tan complejo, ineludible y cómo no enigmático.

Desde que nacemos nos enfrentamos a un mundo del todo confuso, un mundo que nos obliga a decidir entre “el bien y el mal”, (el mal que hace bien y el bien que es el mero abuso del mal) desprendiéndonos de cualquier tipo de inocencia, de cualquier vulnerabilidad que fuera de las razones morales o culturales las rebaza el instinto carnal, la necesidad de sobrevivir, la conocida y trillada “selección natural” que en cualquier ámbito siempre nos acompaña, en el hogar, en la escuela, en la universidad, en el trabajo… Seguir leyendo “¿Quiénes son los delincuentes?”

Hijo: ¿El que nace o el que criamos?

Desde cualquier punto de vista, la maternidad es una de las cosas más lindas que  le pudiera suceder a una mujer, el simple hecho de traer vida convierte al acontecimiento en algo sublime.  Pero, ¿Qué pasa cuando la mujer se niega a asumir este papel? Hace poco realicé esta pregunta en mis diversas redes sociales y realmente las opiniones fueron muy contrarias a las que pensé obtener, puedo decir que casi todas las respuestas fueron favorecedoras en cuanto al respeto de la decisión de la mujer en cuanto al tema.  Seguir leyendo “Hijo: ¿El que nace o el que criamos?”

Imaginemos a una mujer sola cuyo caucho de su vehículo se ha espichado, es de noche y no tiene una llave de cruz para cambiarlo. Pero lo más importante es que no sabe cómo hacerlo. Seguir leyendo “Damisela en Apuros Versus Héroes ególatras”

Mentirnos nos hace bien

En un experimento clásico realizado en 1959, psicólogos desarrollaron un modelo con diferentes niveles de deshonestidad, en el que se intentó comprobar hasta qué punto una persona ignorará su propia experiencia, incluso hasta convencer a otro de algo que no es cierto. Es lo que se llama “disonancia cognitiva”. Y aunque suene horrible, nuestra mente es más sana y funciona mejor cuanto más fácilmente sepamos mentirnos a nosotros mismos sobre cuestiones espinosas.

 

Y no es para menos, ante tanta realidad abrupta, discrepante y tediosa a veces es mejor cerrar los ojos y excusarnos con un mundo mejor, plagado de fantasías y expectativas propias, porque no es por casualidad aquello de que en ocasiones “la sinceridad duele” o  de no ser así (agrego yo) convierte las cosas  menos interesantes.

Si de algo sirven los sueños y las utopías (a parte de caminar) son para caer en cuenta que aún no estamos bien, que hacen falta cambios, que la cúspide aún está muy lejos, que la perfección aún no se conoce ¡Que aún nos falta SOÑAR!

Mentirnos

(a veces y en pequeñas dosis)

es esa palmadita que

necesitamos en la espalda

“Soy más bien alguien triste y pesimista, bueno, creo que ya de niño lo era, y no estoy diciendo que esto empeore con la edad, pero la vida es como una pesadilla, y el único modo de afrontarla es mentirnos a nosotros mismos. No lo digo yo, ya lo dijeron Nietschze y Freud: hay que vivir en la ilusión, si no, esto es insoportable”. Más tristeza disfrazada, más melancolía teñida de cachondeo”

Woody Allen

Para despedirme acá les dejo una escena de Big Fish que sintetiza en todo su significado lo que les he querido decir.

La realidad a veces es eso que

queremos creer


Links de interés

Mentir hace bien

¿Por qué mentirnos a nosotros mismos?

Mentirosa compulsiva

 

Nohemí Ramírez

Me preocupa no ser una Idiota

Cortometraje

Ahora que lo pienso la idiotez debe ser eso: poder entusiasmarse todo el tiempo por cualquier cosa que a uno le guste, sin que un dibujito en una pared tenga que verse menoscabado por el recuerdo de los frescos de Giotto en Padua. La idiotez debe ser una especie de presencia y recomienzo constante: ahora me gusta esta piedrita amarilla, ahora me gusta “L’année dernière à Marienbad”, ahora me gustas tú, ratita, ahora me gusta esa increíble locomotora bufando en la Gare de Lyon, ahora me gusta ese cartel arrancado y sucio. Ahora me gusta, me gusta tanto, ahora soy yo, reincidentemente yo, el idiota perfecto en su idiotez que no sabe que es idiota y goza perdido en su goce, hasta que la primera frase inteligente lo devuelva a la conciencia de su idiotez y lo haga buscar presuroso un cigarrillo con manos torpes, mirando al suelo, comprendiendo y a veces aceptando porque también un idiota tiene que vivir, claro que hasta otro pato u otro cartel, y así siempre.”

Julio Cortázar

Es difícil agregar o intentar escribir algo luego de este texto de Cortázar (Hay que ser bien idiota), pero lo que sí es cierto y espero que hayan visto el maravilloso cortometraje, es que últimamente vamos por la vida como grandes eruditos de la historia, jugando a ser dioses (aquellos que “todo lo saben y todo lo juzgan”) defendiendo nuestras opiniones y afamadas críticas, y aunque sé muy bien que nada es perfecto, no está de más “a veces” ser un poquito (bastante) idiota para así dejarse llevar por los sentidos y abandonar en la mesita de noche la racionalidad (esa que tantos dolores nos da) para poder entonces “entusiasmarnos por cada cosa que a uno le guste” como lo dijo mi amado cronopio, porque a la larga cada entusiasmo es encontrar un mundo lleno de pequeños momentos de ¡VIDA!



MOMENTOS, MOMENTOS… la

construcción perfecta de nuestro

presente, las ruinas de nuestro

pasado, y la virtud de “nuestro”

futuro. MOMENTOS


Nohemí Ramírez

Fotografía Victoriano Izquierdo

“Defiende tu derecho de hacer lo que no has hecho”

Futuro:  Lo que puede suceder o NO

Alguna vez escuché que el futuro no es más que un invento para hacer sentir que tu vida es una mierda.

Hoy no tengo la menor de las dudas, ¡Es cierto!

 

¿Acaso no se han dado cuenta que muchos de nosotros rechazamos lo que queremos hacer por el deber ser?, esa idea agobiante de tener un buen “futuro” nos persigue toda la vida y con él “el miedo”, quien ha ido suplantando rifles y ganando adeptos como la mejor forma de persuadirnos comercialmente hablando.

Ya Galeano lo decía:

El hambre desayuna miedo
Si usted ama, tendrá sida.
Si fuma, tendrá cáncer.
Si respira, tendrá contaminación.
Si bebe, tendrá accidentes.
Si come, tendrá colesterol.
Si habla, tendrá desempleo.
Si camina, tendrá violencia.
Si piensa, tendrá angustia.
Si duda, tendrá locura.”

No quiero ser extensa y ahondar a lo sumo en banalidades, pero fíjense, cualquier verbo que nos arruina el día esta conjugado en futuro.

Así que jódanse aquellos que creen el mañana

Vamos a mandarnos un poquito a la mierda

HOY  “Vamo’ a portarnos MAL”

“Defendamos nuestro derecho de hacer lo que no hemos hecho”

 

Esto no se trata de rebeldía,
esto se trata de ser indisciplinado por un día.
Los incomprendidos del nuevo testamento,
tenemos nuestras reglas, nuestro propio mandamiento.
Como no comprenden nuestro comportamiento,
a todos los psicólogos les damos tratamiento.
Pa’ romper con la rutina repetitiva,
que el sol salga de noche y que llueva para arriba.


¿El espe JO DE lo que somos?

Si bien decía el gran filósofo oriental Confuncio que cada cosa y cada persona tiene su belleza, pero no todos pueden verla. ¿Por qué? ¿Será esto cierto? cualquier respuesta podría ser subjetiva porque unos se inclinarían a la belleza física y otros a la belleza interior y blah blah pero realmente ¿Qué es ser bello?, al menos físicamente resulta ser muy intangible esto de la belleza ¿cierto? es que resulta tan inevitable la variabilidad de pensamiento, que cómo no ser la pregunta del millón, si  esta duda es cada vez más palpitante cuando vemos a los mismos estereotipos de la “belleza” los que a nuestro criterio son los perfectos adonis del siglo XXI, sometiéndose cada vez más a las cirugías estéticas buscando ser más y más agraciados (cabe recalcar que algunos terminan desfigurándose). Entonces que nos deparara a Juanita, Jacinta, María  Nohemisita etc…

Es que a pesar de las grandes filosofías de la belleza interna y el valor a la diversidad de bellezas exóticas etc. vemos como el tiempo va trascurriendo y cada vez más se impone un patrón de belleza  más exigente e incluso casi inalcanzable (ser más delgada, tener más senos, un derriére perfecto… más, más y pare de contar) nos resulta ya NECESARIO al menos intentar alcanzar esta preciada belleza llevándonos a cometer muchísimas locuras, trayendo consigo enfermedades  de adicción a la cirugía “los famosos Esteticohólicos”, como también la adicción a las inyecciones proteicas o de esteroides para los hombres, y sin olvidar el  gran dilema de esta causa como  las enfermedades de trastornos alimenticios “La  famosa Anorexia y Bulimia” afectando a las mujeres e incluso hombres.

Concluyendo así que la obsesión por la belleza nos abruma, pero si bien es cierto estas patologías son diagnosticadas por algunos estudios debido a una gran falta de “autoestima”, viene mi pregunta y cómo no va decaer tu autoestima cuando desde comienza tu día enciendes la televisión ves a esas mujeronas 90-60-90 miles de anuncios de cómo mantener tu piel lozana, cómo tener dientes más blancos, cabellos perfectos, siluetas esbeltas, aww… y la Colonia Tovar. Te detienes y  tararara….volteas y zaaaas el gran juez EL ESPEJO aquí comienza el martirio, es como si automáticamente empezara a hablarte “Estás gord@, estás flac@, qué poco pecho…” ¡Haz algo!

Claro aunque luego de martirizarte por un buen rato y darle un menos dos a la dichosa autoestima, la mayoría nos armamos de valor y sabemos conllevar ese trauma invasivo del subconsciente y la mediatización del querer ser perfecto, y nos comenzamos a aceptar tal y como somos, porque bueno a pesar de los pesares y del bendito espejito, te tienes que enfrentar a salir a la calle reconfortándote saber que además ¡nadie es perfecto!, (quizá en ese preciso momento recuerdes esas fotos en las que se le ve la celulitis a JLo y lo gordísima que estuvo Britney Spears y sales a la calle más segura de ti mism@)

Pero cuando por fin crees que se ha terminado todo comienza la segunda prueba, la más cruel  y  es enfrentarse a cada comentario de tus conocidos, amigos, familiares y/o allegados que comienzan ¡Ayy qué te paso! ¡¿Estás como más gorda/flaca?! ¿Pero qué ojeras, qué te paso estas enferma? O en otro plano eres tú el de las preguntas. Entonces… cómo cuestionar a una jovencita que vomita su comida cuando al parecer todo el mundo te está obligando a seguir un patrón de belleza insaciable y que se vuelve cada día más exigente. Porque no basta con poseer una gran figura sino que si la llegas a poseerla también serás juzgado porque no es un secreto que a las personas que determinamos como “bellas”  se relaciona con cosas despectivas como la idiotez o carencia de inteligencia.

Sin embargo sin querer ser alarmante y empezar a vomitar luego de verme en el espejo, prefiero optar por la frase de que la belleza se encuentra en el ojo de quien la mira y sí aunque quizás suene trillado la verdadera belleza está en nuestro interior, por algo se puede modificar cada cm de nuestro cuerpo y cualquiera puede ser bello con 8 cirugías,  al contrario de “nuestra verdadera esencia” la que no es modificable puesto que es  lo que realmente eres y no importa como este tu cuerpo siempre seguirá siendo la misma aunque pase el tiempo.

¿El espe JO DE lo que somos?

Es algo que tú decides, porque a pesar de todo no se debe dejar de lado que cualesquiera sean tus medidas, color de piel o de ojos al  menos una persona se dará cuenta del ser humano tan hermoso que eres aunque ni tú te consideres así.

Y sí olvídate por un día los espejos, y preocúpate por lo que realmente vale la pena sintiéndote bien contigo mism@, bríndate el placer  saborear de una buena comida saludable, dar un buen beso, mirar un cielo estrellado, gozar de un buen abrazo, y perderte en ver la perfección de la imperfección de la naturaleza.

 

Y tortúrate de vez en cuando por

que al fin y al

cabo sabemos que es INEVITABLE

La soltería ¿Destino al fracaso?

 

Estás feliz con tu vida, ¡cumples un año más!, te sientes muy afortunado con tu estilo de vida, realmente nada malo ha pasado, la plenitud hoy lleva tu nombre y dentro de ti no cabe tanta alegría, en el transcurrir del día cada cosa va mejorando, te das cuenta cuantas personas te aprecian y te alegras por los buenos deseos que todos te brindan, te preparas para la reunión que tiene preparada tu familia y amigos, y te sientes bella, todos te dicen lo bien que te ves y sobre todo te felicitan por el cumplimiento de todas las metas que alcanzaste ese año. Pero… (y acá cito una frase que leí en alguna parte y ahora no recuerdo “Todo lo que viene después del pero es vaselina”) a alguien  en la reunión se le ocurrió hablar del estado civil de la cumpleañera, es decir “Nohemí Ramírez” la misma que vista y calza y lo arruino todo

Porque sí, estaba ¡FELIZ!, hasta que comenzaron a hurgar en mi vida sentimental con preguntas como: ¿Cuándo te conocemos un novio?, ¿No serás lesbiana?, ¿Pero si estás tan bonita…?  Entre mucha otras (todas prudentes)… y no sólo eso, a que más de quince personas, todas de diferente edad y pensamiento me aconsejaran sobre qué hacer para solventar mi “problema”, los consejos iban desde buscar citas por internet hasta asistir a bares nocturnos sola. Sin embargo, y a pesar de mi peculiar fiesta de cumpleaños, aquí fue donde surgieron estas interrogantes ¿La soltería es un problema?, ¿Acaso alguien solo no puede ser feliz?, ¿Estar soltero es estar destinado al fracaso? ¿Ustedes están todos felices, los que están en pareja?,  y lo que era de esperarse ¡me deprimí! es cierto, no lo negaré, sentí que mi vida iba a un abismo.

Y sí sé que sueno extremista, ¡lo soy!, pero dejando a un lado el drama, es cierto, al parecer los solteros en esta sociedad (al menos la occidental) estamos destinados al fracaso, a ser tildados por expresiones como “tiene todo, pero esta solo ¡pobre de él!” aún así, en parte tienen razón, pues desde un punto de vista muy convencional  e incluso evolutivo la vida del ser humano se basa en conseguir a alguien con quien reproducirse, y no con tener el mejor cargo empresarial o la mejor experiencia de vida.

Por ello, y aunque me cueste aceptarlo, todos necesitamos de una pareja hoy o mañana, la cuestión está en saber sobrellevar ese tiempo en el cual estás solo, y no considerarlo como un fracaso sino como un autodescubrimiento, sólo así descubriremos a la persona que tanto hemos anhelado. (Sí, sé que pasamos por épocas de crisis, y esto nos vale mierda)… pero

“Como te ven  te tratan y si te ven mal te maltratan”

Así es, y si  hay algo que debemos tener claro, es que la soltería es una relación amorosa (sólo que monógama), donde si hay alguien a quien serle fiel es a ti mism@, donde si hay alguien a quien querer es a ti mism@, y eso en ningún ámbito debe ser preciado como una derrota, sino como un logro personal que nos hace irradiar en cualquier lugar que lleguemos, pues estamos en paz con nosotros mismos,  cosa que les refuto a las parejas que están por estar y no porque realmente se quieran o mantengan un respeto mutuo.

Por eso aún así:

“Prefiero estar loca, que mal

acompañada”

 

PD: Por los momentos seguiré soltera o como me dijo un amigo “Soltera ¡NO! Disponible” y preparándome psicológicamente para la fiesta de cumpleaños del 2010. ¡Mientras disfruto de algunos de los beneficios de la soltería!


Estoy embarazada y quiero abortar

¡Sí! Lo confieso hasta tétrica suena la frase, pero, ¿Es realmente un crimen el aborto? Años anteriores hubiese juzgado al aborto desde cualquier punto de vista, sea cual fuese el caso me oponía rotundamente al tema, no lo concebía como propio o idóneo, es decir, ¡Era matar a un ser vivo!, no hay tema de discusión acá. Sin embargo, el tiempo pasa, las cosas cambian y como diría mi tío “El hombre es el tamaño de su concepto” pues  nunca se verá igual un objeto a los 3 años que a  los 35, así que estudiando un “poco” el tema fui cambiando de opinión gradualmente.

Entendí, que no todo es color de rosa en cuestiones de embarazo, además que NO todas las mujeres están preparadas para ser madres o no todas quieren ser madres, y que a pesar de lo que dicen los detractores en cuestiones de prevención no todos poseen el alcance para ellos, bien sea por falta de educación sexual o por cuestiones económicas. Porque el aborto en sí no es el problema, sino para quién está disponible o no, ¿cuál es el marco de la legalidad en este tema?, porque siendo honestos, una mujer de medianos recursos económicos aborta si es su decisión, bien sea con una pastilla o tal vez con un médico y está solventado “el problema”.

Ahora bien, ¿dónde quedan las niñas/mujeres de bajos recursos?, para ellas sí que es un  problema el aborto, ¡no tienen opción!, y es acá donde dejé a un lado el humanismo y me sensibilicé con el bienestar de estos niños, con el futuro de nuestra próxima generación. ¿Qué les espera? ¿Qué hogar tendrán? ¿Acaso no nos hemos dado cuenta que el problema de la sociedad son las familias disfuncionales? Ok, sé que muchos dirán y recalcarán de nuevo el tema de los anticonceptivos y de más, pero ¿Qué puede saber una niña o niño si vive en una familia supóngase de una madre que también lo tuvo a los 13 años? y que además como ocurre normalmente en nuestra sociedad el tema sexual es un tema tabú familiar, no se habla, no se explica, no se enseña, no se debe y ahí están las causas del porqué sigue subiendo la tasa de adolescentes embarazadas, que además en algunos casos no es sólo una vez, son dos o tres niños de la joven en menos de 18 años  y que incluso a veces son de padres distintos, ¿Tendrá el niño entonces, una “familia” en donde desenvolverse óptimamente?.

Y aunque parezca un tema individual, no lo es, es un tema colectivo que nos afecta socialmente a todos, esas criaturas gestadas en esas condiciones, se traduce a lo largo en problemas sociales, véase como se quiera ver, por eso apoyo rotundamente al Estado en aprobar cualquier ley que apruebe el aborto.

Y sí, sé qué dirán, bueno ¡No todas son pobres, ni adolescentes! Pero sí somos las mujeres quienes deberíamos tener la decisión de que tan correcto o no podría ser tener un hijo, “un no nacido, no es un ser vivo” sin los nueves meses en el vientre de una mujer ¡no es un ser vivo! Con esto no promocionó el aborto (no es mi intención), sino que por x’s o y’s siempre habrán circunstancias en las que algunas mujeres no se sentirán preparadas para darle un hogar a un bebé o simplemente porque dudan de ser mamá. ¿Es o no su decisión?, pueden haber muchas opiniones, lo sé. Aún así recuerden que para una mujer gestar un feto también es parte de su vida.

Además resaltó que en países donde el aborto ha sido legalizado han bajado los índices del mismo. (No se inventa el aborto con legalizarlo, se respeta la decisión de la mujer al hacerlo) En mi país “Venezuela” actualmente se discute un posible cambio en el Código Penal en cuestión de despenalizar el aborto en los primeros tres meses de gestación.

 

 

Links de interés

Legalización del Aborto

Países donde es legalizado el aborto

¿A Favor o en Contra?

 

Nohemí Ramírez

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: